miércoles, 12 de noviembre de 2014

VOTA: JOSÉ ANTONIO LUIS VALDÉS al Consejo Ciudadano de PODEMOS

Hola compañer@s de Podemos, si desean apoyar y votar mi candidatura me encuentro entre el puesto 195 y 200 de la candidatura de NO AGRUPADAS EN LISTAS al CONSEJO CIUDADANO. También puedes intentar localizarme en el buscador por mi nombre: JOSÉ ANTONIO LUIS VALDÉS.
-La forma de votación es fácil, marca la lista y votas a las personas que quieras.
-Continuas marcando candidatos de los grupos, cuando hayas marcado todos los candidatos continúa para delante la votación y VOTAS.
Me costó un poco entenderlo, pero vote
Felicidades compañer@s


 José Antonio Luis Valdés,

LA LIBERTAD ES MI MEJOR BANDERA

Nací en La Isleta, Las Palmas de Gran Canaria, me crie en Tenerife, con 16 años emigro a Europa, embarcando en la marina mercante escandinava. En 1971 ingrese en el servicio militar, donde conocí a otros compañeros antifranquistas, constituyendo una célula antifascista en el cuartel. En 1976 ingreso en el PSC (PSOE). En el 1977 me afilio a Solidaridad Canaria y al sindicato CCT. En el 1980 me establecí en Suecia y participo en la fundación de la Asociación Cultural Guanche y del Comité de Solidaridad y Amistad Sueca Canaria. En el 1984 Ingreso en el Partido Comunista PC.-PCPE. En 1986, regreso a Tenerife y me afilio IUC, dejando la organización por diferencias ideológicas. Colaboro con otros compañeros del SOC en la constitución de Intersindical Canaria. Participe en la creación del FSOC y de Asamblea por Tenerife.
Actualmente estoy afiliado a Podemos.
Me encuentro jubilado, soy militante de PODEMOS y miembro activo de PODEMOS BARRIOS de Santa Cruz de Tenerife y de Podemos OFRA-Costa Sur. Mi intención es continuar luchando contra la corrupción, la derecha neo-liberal, el fascismo y la dictadura del capital surgida en el Estado Español tras la llamada "transición", que lo único que supuso, fue salir de una dictadura fascista para entrar en una dictadura monárquica burguesa.
Mi compromiso es trabajar y luchar por una sociedad más justa en defensa de los intereses políticos sociales y nacionales de los trabajadores y trabajadoras, de la juventud, de los estudiantes, de los desempleados, pensionistas y del conjunto de ciudadanos más desfavorecidos de Canarias, del Estado Español y del mundo.

jueves, 23 de octubre de 2014

MANIFESTACIÓN 25 de Oct La Laguna, 11:00 h. Plaza del Adelantado.

Manifiesto para el 50 aniversario de nuestra bandera
Otro año más la izquierda independentista sale a la calle a expresarse, a transmitir a nuestro pueblo un proyecto político que les defienda y que les dé respuesta a sus necesidades primordiales y básicas, los independentistas también tenemos un proyecto social, un proyecto de futuro para mejorar las condiciones de vida del pueblo canario.
Sin embargo, este año es muy especial, conmemoramos el 50 aniversario de la bandera nacional canaria.
La bandera que nació en el exilio hace 50 años, en Argel, y que llegó para quedarse entre los canarios y canarias, como símbolo de dignidad, de la lucha de un pueblo por su liberación y soberanía.
El pueblo canario acogió este símbolo y lo adoptó para encabezar toda lucha social que se diera en nuestro país: luchas obreras, manifestaciones, huelgas, protestas, boicots, etc... Bajo esta bandera nacieron partidos, colectivos culturales, juveniles, sindicatos… Hasta llegar al día de hoy, acogida indiscutiblemente como el símbolo del pueblo canario y de sus luchas sociales.
Nuestra bandera atravesó épocas muy duras, criminalizada por el poder como “bandera terrorista”, perseguida y proscrita, hoy está totalmente normalizada en nuestra sociedad, sin embargo surgen nuevos escenarios y dificultades para intentar derrotar su significado, aquellos que antes la denunciaban ahora la intentan enarbolar, pero ahí tenemos que estar firmes en la lucha para que nunca pierda su significado de dignidad. Independencia y socialismo.
La ofensiva del capitalismo mundial continúa profundizando este año, y particularmente en Canarias, donde se evidencia claramente la naturaleza de su estatus colonial.
Durante el transcurso de un año, hemos visto batirse records de ocupación turística mientras de manera simultánea batíamos records de paro, además asistimos a una ofensiva de España contra el pueblo canario, al decidir de manera unilateral extraer hidrocarburos de nuestras costas, sin que haya ninguna contra parte para el pueblo canario más que 4 puestos de trabajo de peón para tapar bocas, mientras el gobierno español impulsa la extracción de unos recursos que enriquecerían a una multinacional española y que no dejará ningún capital en las islas. Una vez más, se evidencia nuestra naturaleza económica, un país para la extracción de capital y mano de obra barata, una colonia.
El destino de nuestra tierra, nuestro pueblo y nuestro medioambiente se decide en Madrid, Bruselas y Washington; se fortalece además la presencia militar de la OTAN en las islas, la política local es puramente mercantilista y se revuelve en su incapacidad de efectuar políticas transformadoras, sociales y productivas; la burguesía local es meramente intermediaria y subsidiaria de la inversión pública. Hoy igual que ayer, Canarias es una colonia.
Nuestra respuesta a esta realidad que vivimos, es Independencia y Socialismo. Volvemos a expresar nuestros esfuerzos de desarrollar un proyecto político para Canarias basado en la liberación, tanto nacional, como social, no cabe otro proyecto de independencia que aquel que construya la clase trabajadora al servicio de sus intereses.
La independencia como fin no supone un avance para Canarias si no se conquista el poder político para realizar las transformaciones socio-económicas que permitan erradicar la desigualdad, la independencia no se configura como un fin en sí mismo, sino en un medio para la conquista del poder político para la clase trabajadora canaria. Pues esa desigualdad social que vivimos los canarios y canarias, es el principal producto del colonialismo, mano de obra barata, una población empobrecida para producir barato y dar el mayor beneficio a la metrópoli.
Hemos convertido el 22 de octubre en un día de reivindicación política, un día de lucha que va más allá de homenajear una bandera.
De nosotros depende el futuro de nuestro pueblo.
Viva canarias libre y socialista.

viernes, 22 de agosto de 2014

Reflexiones después de una asamblea de PODEMOS - por Joaquin Sagaseta y Meri Pita, de cobas Canarias y de Podemos Gran Canaria

Un día de agosto, de agosto con solemnidad, el primer domingo a las 11 h. de la mañana, en un local situado en una de las esquinas más apartadas de nuestra ciudad, se celebro la XIII Asamblea Insular de PODEMOS. Comparecieron aproximadamente 400 personas. Ese dato y su sufrido contexto son de por si sugerentes de la capacidad de movilización de PODEMOS. En esta fase inicial de PODEMOS todo suscita muchas reflexiones. Por lo pronto nosotros queremos expresar algunas de ellas: Primera.- No existe, ni ha existido nunca en Canarias una organización política tan profundamente democrática como Podemos. Trece asambleas en un plazo de poco más de cinco meses es algo elocuente. Asambleas, por otro lado, marcadamente horizontales y abiertas. Conviene adelantar esta reflexión y conviene asimismo tenerla presente a la hora de debatir sobre la democracia interna y su posible mejora. El tono del debate y el propio enfoque de este, resulta muy oxigenado si se desarrolla partiendo de aquel presupuesto. Segunda.- No existe, ni ha existido, ni existirá organización política que prescinda de un nivel de coordinación entre sus partes y miembros, cuanto menos un partido engendrado por la lucha y concebido para la lucha transformadora de la sociedad. La coordinación es, por definición, sustancial a la organización que aspire al poder político, sin ella se podrá estar ante un club de discusión, una hermandad o una cofradía, en ningún caso ante esa organización política. Tal vez ocurra que tras el debate sobre la coordinación, en alguno de los planteamientos, esté latiendo el deseo de revivir el 15M, pero ello no es PODEMOS por mucho que el 15M pueda ser un antecedente de notable significado. 15 M y PODEMOS son dos creaciones históricas del movimiento por la democracia real que responden a momentos distintos en la maduración del mismo movimiento. Puede suceder también, con mayor probabilidad, que tras ciertas posiciones reacias a la coordinación se encuentre un localismo que agota sus horizontes en las fronteras del municipio. Con esa perspectiva ven en PODEMOS una franquicia que es llave para abrir la puerta de acceso particular a los poderes locales. Por eso mismo perciben la coordinación/organización del conjunto de PODENMOS como una amenaza de control y una injerencia. Se equivocan de sitio. Tercera.- PODEMOS es una organización que se plantea la conquista del poder político, ello implica, necesariamente, la elaboración de una estrategia y de una táctica que defina los objetivos y los medios para alcanzarlos. Eso presupone actividad política que vincule al conjunto. Como es natural la estrategia que implica la lucha por el poder para su transformación conforme a los intereses de las clases populares y de la democracia real tiene como vértice el poder político del estado, núcleo central del poder. Sin esa estrategia y esa táctica que hacen de la organización un esfuerzo común, un conjunto coherente y operativo, estaríamos a merced o bien, de tendencias corporativistas, o bien de posiciones localistas, o bien de ambas a la vez. De ocurrir esto, la organización se disolvería en una suerte de taifas absolutamente impotente para la consecución de sus objetivos cardinales. Cuarta.- PODEMOS, desde su proclamación, estableció las líneas rojas que le definen y distinguen en la estrategia y en la táctica. Sin duda planteamientos iniciales que necesariamente el movimiento social y político continuará elaborando y enriqueciendo. Hasta las elecciones europeas PODEMOS agrupaba, con mucho, a varios millares de militantes en todo el estado. El acierto al interpretar y expresar los sentimientos y las aspiraciones de las clases y grupos sociales democráticos de la sociedad, transformó esa batalla electoral en una formidable impugnación del sistema en su conjunto. En este punto no está demás subrayar como la práctica ha desmentido a quienes subestiman la trascendencia de las contiendas electorales. Tras aquellas elecciones, PODEMOS se convirtió, de súbito, en un gran agrupamiento político de masas. Se ha producido un fuerte viraje, de posiciones defensivas frente a las brutalidades del sistema se ha pasado a una fase ofensiva contra el sistema en si. El escenario será el mismo pero son muy distintas, ahora, las escenas que se suceden para cambiarlo. En el cambio de tendencia PODEMOS ha desempañado un papel decisivo y se ha situado en la posición mas avanzada Quinta.- La transformación de PODEMOS en una organización de masas y la forma en que se ha producido también comporta sus riesgos. De no fortalecer coordinación política y orgánica, la acción conjunta, PODEMOS puede sufrir tensiones disolventes que desdibujen sus señas de identidad, colapsen la iniciativa política como partido y paralicen su desarrollo orgánico. Habrá que prevenir entonces el riesgo de que PODEMOS se empantane en un agregado de mezquinas conveniencias gremiales, localistas y personales. Ese riesgo no solo existe, sino que hoy representa el riesgo principal, poner los medios para descartarlo es la cuestión. Joaquin Sagaseta. Meri Pita De cobas Canarias y Podemos Gran Canaria

domingo, 10 de agosto de 2014

Angeles Maestro: Las tareas de la izquierda revolucionaria ante Podemos y otras opciones electorales

Lo que algunos pensaron que era un aguacero de primavera se ha transformado en un ciclón político. La última encuesta del CIS muestra que, más allá de análisis rigurosos acerca de los poderosos apoyos mediáticos de la formación de Pablo Iglesias y de su debilidad programática, que la sitúa en el mismo espacio político que IU, Podemos tiene la capacidad de trastocar el escenario electoral. El principio del fin de la Transición El voto recibido por esa organización en las elecciones europeas, junto a la gran abstención, al crecimiento del voto en blanco, al ascenso de IU, ERC y Bildu, rubricaron el principio del fin del bipartidismo y con él de los pilares que – mediante la alternancia en el gobierno de PP y PSOE – han venido sustentando el engranaje político desde la Transición. La concreción electoral de cambios profundos en el espectro social fue determinante para forzar la abdicación de Juan Carlos, en un intento lampedusiano de cambiar de cara para mantener a una más que desprestigiada Monarquía borbónica, clave de bóveda de los aparatos del Estado herederos de la Dictadura que han venido sustentando la continuidad del poder económico. La inusitada precipitación con que se hizo y la mal disimulada resistencia del ex rey reveló el desasosiego que cunde en las filas del poder – PSOE incluido, por supuesto - ante un cambio de escenario político, cada día más probable, con Podemos como protagonista y, sobre todo porque revela el profundo rechazo popular a un bipartidismo que ya nos es capaz de engañar a través de la alterancia a las mayorías sociales. Lo que me interesa realizar aquí es avanzar en el análisis de las tareas de la izquierda coherente, a partir de importantes trabajos realizados – como el de Vicente Sarasa1 – escrito en el mes de febrero de este año, y por tanto antes de las elecciones europeas, que sitúa con claridad la posición de la línea revolucionaria ante lo que ya se identificaba como un nuevo escenario político-electoral. Tras el terremoto político del 25 de mayo, urge abrir líneas de debate, y de posible coincidencia con organizaciones revolucionarias, no tanto sobre la formación Podemos en sí u otras, sino sobre lo que expresa el apoyo popular que concitan, con el objetivo de identificar con claridad las tareas que nos esperan a quienes sabemos que nos acercamos a periodos críticos en los que la clase obrera y los pueblos nos jugamos la derrota o la victoria. Podemos y el agotamiento de IU Podemos es, entre otras cosas, la expresión político-electoral del agotamiento de una IU que, a pesar de las cabriolas políticas de los últimos tiempos hablando de “procesos constituyentes” y otros movimientos “desde abajo”, ha demostrado desde hace años su incapacidad para abanderar cualquier proceso de ruptura creíble con el engranaje de poder que ahora es percibido por las masas como un lastre. El peso de la traición del PCE en la Transición, la inquebrantable alianza de la Coalición con el aparato de CC.OO. - ni siquiera rota tras su complicidad fáctica con las contrarreformas del PSOE y del PP – su sistemático alineamiento con la aberración antidemocrática de las políticas “antiterroristas” y su colaboración en políticas privatizadoras y de especulación urbanística – corrupción incluida – de la que es botón de muestra su voto en el Ayuntamiento de Madrid apoyando la recalificación de la Ciudad Deportiva del Real Madrid, la incapacitan para ser considerada como izquierda coherente. IU, ante la presión del poder, siempre se ha situado en lo “políticamente correcto” y en la práctica ha mostrado que su estrategia real era intentar gobernar con el PSOE a toda costa. El resultado es que buena parte de su electorado ha considerado que es “más de lo mismo” y por lo tanto incapaz de servir para echar a los responsables de tanto desastre. Desde la movilización social a la apuesta por el poder político para echarles de una vez. El voto masivo a Podemos – y el que probablemente reciban otras formaciones como la que lidera Ada Colau o otras – es la manifestación de la apuesta política de las luchas sociales: conquistar el poder político a través de las urnas para echar a “la casta” al basurero de la historia. Ese es el objetivo común fundamental de quiénes les votaron y les votarán y para ello poco importa el programa. Es más que probable que formaciones electorales como Podemos, Municipalia, Guanyem Barcelona u otras, cosechen importantes éxitos electorales en la medida que representan la desesperación ante la ausencia de futuro, sobre todo de la juventud, y el hartazgo de sectores populares ante la corrupción político-empresarial generalizada de quienes les niegan lo más indispensable para vivir. Tras la potente movilización que supuso el 15M en gran parte del Estado, que sin programa político claro exigía a los gobernantes que escucharan al pueblo, las Marchas de la Dignidad encarnaron un ascenso en el nivel de lucha y de organización que apuntaban un programa de ruptura – el No al Pago de la Deuda – y que exigía a los gobiernos de la Troika que se fueran. Los cerca de dos millones de personas de todos los puntos del Estado que abarrotaron las calles de Madrid no fueron suficientes para echarles. Aunque se dio un importante paso que señala el camino para la construcción unitaria de poder popular en muchos barrios y pueblos, la percepción en la calle fue, una vez más, de impotencia. Echarles es ahora el principal objetivo para cada vez más gente. ¿Basta con echarles con el voto? Los cambios en el poder político electoral no afectan esencialmente a la médula del poder real. Tampoco implican necesariamente modificaciones de fondo en la correlación de fuerzas que, para que se consoliden, requieren de avances decisivos en el nivel de organización del pueblo. Y éstos, con la extensión suficiente, aún no se han producido. Ante el riesgo de estos cambios pudieran dar lugar a políticas contrarias a sus intereses – más insoportables aún en tiempos de crisis - las oligarquías del Estado y de la UE tienen dos opciones preventivas. O bien desnaturalizar y domesticar a los nuevos dirigentes, vía sobornos o amenazas de todo tipo, o bien impedir que lleguen al poder mediante gobiernos de coalición, de tecnócratas o directamente por medio de un golpe de Estado. Los ejemplos de corrupción o amenazas de dirigentes políticos son interminables, pero quiero destacar aquí dos casos de organizaciones de la izquierda europea integrantes del mismo Grupo en el Parlamento Europeo que Podemos e IU: la griega Siryza y la alemana Die Linke. En el primer caso y tras haber mantenido una ambigüedad calculada en relación con su propuesta de salir del Euro y de la UE, su líder Alexis Tsipras aseguró su permanencia en la Eurozona cinco días antes de las últimas elecciones[1]; de la misma forma aseguró que mantendría a Grecia en la OTAN y que no habría desmantelamiento de las bases militares de EE.UU. Las presiones sobre Die Linke se produjeron ante la posibilidad de que su ascenso electoral le permitiera gobernar en determinados länders con el SPD y se concretaron en necesidad de eliminar su apoyo a la causa palestina para pasar a apoyar el “derecho de Israel a defenderse” y evitar así ser acusada de “antisemita”. En un comunicado de 2011 la organización citada afirmaba: “No participaremos en iniciativas sobre el conflicto de Oriente Medio que hacen llamamientos por la solución de un Estado para Palestina e Israel, o por la implementación de boicots contra productos israelíes, o incluso, en la Flotilla de este año hacia Gaza"[2]. Acerca de la corrupción y la traición que implica, que tiene un efecto destructivo incomparablemente mayor sobre la izquierda que sobre la derecha, no es necesario poner más ejemplos pero sí realizar una reflexión imprescindible ante uno de los riesgos más grandes de las nuevas experiencias político-electorales: creer que la historia empieza con ellas y que su inocencia – asegurada en cuanto que no han tocado poder – es un talismán imperecedero. Muy al contrario. La memoria de nuestra historia como clase obrera y como pueblos es indispensable. En la Transición y posteriormente, muchos líderes políticos y sindicales, con años de cárcel a sus espaldas, o se corrompieron, o no fueron capaces de impedir que los intereses de las clases dominantes se impusieran. El resultado más dramático no fue sólo la victoria de los enemigos de clase, sino la destrucción de las organizaciones a las que representaban. Por lo tanto, ¿quién asegura que la capacidad de corrupción del poder hacia dirigentes concretos de Podemos u otros, no se ejerza y triunfe, cómo ha sucedido hasta ahora?. ¿La pregunta imprescindible es: ¿Cómo vamos a impedir que esa triste historia se reproduzca? Los y las que traicionaron a su clase y a sus pueblos también eran jóvenes y también representaban “el cambio” y “la transformación social”. No pagar la Deuda y construir el poder del pueblo. Hay una única respuesta válida. Sólo el poder del pueblo organizado es capaz de oponerse a la enorme fuerza de la presión de los intereses económicos que pretenden realizarse a costa de lo que sea. Y esto vale tanto para preservar a las y a los representantes políticos de la corrupción y la traición que implica, o para que quien se deje sobornar, no lo haga impunemente. En cuanto a los contenidos de los programas de gobierno de ayuntamientos, CC.AA. o Estado hay una condición general que es requisito imprescindible para cualquier otra: Negarse al pago de la Deuda[3]. Es preciso que cualquier programa político anteponga la satisfacción de las necesidades sociales a los objetivos de reducción de la Deuda y del Déficit[4] que se incluyeron en el nuevo artículo 135 de la Constitución, que impone la UE a través del Tratado de Estabilidad (TSCG) y el Estado mediante la Ley 2/2012. El asunto es central porque el pago de la Deuda y el cumplimiento de los objetivos de reducción del Déficit, impiden cualquier soberanía política y determina la práctica desaparición de los servicios públicos. Además el entramado normativo citado contempla incluso la disolución de gobiernos democráticamente elegidos si no se cumplen los objetivos de reducción del gasto público en plazos determinados. ¿Eso quiere decir que es imposible no pagar la Deuda? Ni mucho menos. Significa que frente a unos marcos legales (europeo y estatal) que actúan como corazas y que niegan de hecho el poder político – puesto que no le dejan el menor margen de maniobra – sólo con el poder del pueblo podrá permitir decir a un gobernante , como hizo Thomas Sankara : Si yo no les pago ustedes no se mueren. Si yo les pago, mi pueblo se muere”[5] Se acercan etapas críticas y los pueblos tenemos el deber de aprender de la historia, de todos los intentos que la clase obrera y los condenados de la tierra han realizado de “asaltar los cielos”. Ante el desmoronamiento electoral de los partidos que representan el poder económico y el engranaje de la Transición que han sustentado, y sobre todo, que encarnan el mecanismo de dominación de la UE, del BCE y del FMI, ¿no es previsible que cualquier Gobierno que pretenda atender a las necesidades del pueblo y que, por tanto se enfrente a la propiedad privada y a su engranaje de poder, reciba la misma respuesta que recibió la Unidad Popular de Chile o el intento de derrocamiento de Chávez en 2002? La cuestión de fondo que hay que enfrentar es otra que una hipotética victoria por la vía electoral. Sin negarla, porque es posible que se produzca. La tarea de la izquierda coherente no es zanjar la cuestión calificando a Podemos, o a cualquier otra alternativa electoral, de “pequeño burguesa”, esperando que el pueblo nos reconozca como alternativa revolucionaria. Es preciso intervenir en los diferentes marcos de organización popular, incluidos los político-electorales como los citados, con la inteligencia suficiente como para situarnos en el nivel de conciencia y experiencia del pueblo trabajador señalando las líneas rojas que en el plano estrictamente político son indispensables para enfrentar los tiempos duros que nos esperan. Es posible la intervención pedagógica para cuestionar el discurso “ciudadanista” cuando se impone la ofensiva más dura de la burguesía en todos los frentes dirigida contra las masas proletarizadas. Es necesario que, desde la experiencia concreta, el pueblo trabajador perciba que sólo desde la construcción de la independencia de clase, es posible enfrentar a “la casta”. La creciente politización de la gente, y su necesidad de comprensión que las devastadoras consecuencias de la crisis sus vidas, abre el camino para desvelar que no se trata de situarse ante “el agotamiento del Pacto de la Transición” sino de desenmascarar el propio Pacto y a sus artífices como responsables de la construcción de la estructura corrupta de poder político, empresarial y sindical – y en conjunto – de todos los aparatos del Estado que llevan el código genético de la Dictadura. Existe el caldo de cultivo para intervenir sobre la desmemoria que sustentó y perpetúa todo ese engranaje y por experiencia puedo decir que – sobre todo la juventud – está reclamando llenar con planteamientos de identidad de clase ese vacío que le hace vulnerable ante cualquier oportunismo. La evidencia de que no hay espacio político para alternativas sociales o de derechos laborales en el marco de la UE, la necesidad de salir de la OTAN o la indispensable solidaridad internacionalista frente al imperialismo más brutal que ha parido el capitalismo, son principios políticos indispensables que es preciso introducir con criterios de oportunidad y la suficiente inteligencia en los debates. Al tiempo que Red Roja plantea la necesidad de intervenir en estos procesos, descarta la participación directa de sus militantes en las diferentes candidaturas, sobre todo porque todas las fuerzas son pocas para dedicarlas a la tarea fundamental de avanzar en la organización y el poder del pueblo. Nuestro trabajo, y creemos que el cualquier organización coherentemente revolucionaria, es impulsar y participar en todos los procesos de organización popular para que cada vez más sectores conscientes del pueblo trabajador entiendan que la gran tarea, más allá de los procesos electorales, es construir su propia fuerza. El objetivo prioritario es crear Comités y Asambleas de pueblos y barrios, integrados por todas las organizaciones y movimientos que representen las luchas legítimas del pueblo en cada lugar, y sobre la base de los Comités de las Marchas de la Dignidad, allí donde sea posible: con quienes combaten en el movimiento obrero, en el movimiento antifascista, con los movimientos por la vivienda, la sanidad, la educación, por los centros sociales ocupados, etc, con la finalidad de extender, fortalecer y ampliar sus luchas. Y es preciso incluir el No al Pago de la Deuda en primer lugar de cualquier programa u objetivo de lucha. Al tiempo que planteamos la intervención en todo marco de organización popular, señalamos que los Comités y Asambleas de pueblos y barrios deben ser independientes y diferenciados de los marcos político-electorales. La experiencia repetida muestra que cuando un movimiento social se transforma o está penetrado por opciones electorales está garantizada su ruptura y su desaparición. Los casos son muchos, pero los más significativos son la destrucción del movimiento ciudadano a raíz de los gobiernos municipales de PCE y PSOE en la Transición y, más recientemente, de la potente Asamblea por Tenerife, tras la decisión de una parte de presentarse a las elecciones. Y ello precisamente porque uno de sus objetivos fundamentales es controlar al gobierno, a cada nivel, y sea cual sea la formación que lo ejerza, para erigirse en contrapoder contra la previsible corrupción de la representación política y para exigir la adopción de políticas que satisfagan de las necesidades del pueblo trabajador. La gran tarea es,pues, acompañar la toma de conciencia de la gente que inevitablemente se enfrentará a la evidencia de que el mecanismo electoral no asegura nada y que comprenda que, además de votar a quien le plazca, lo esencial es avanzar en la constitución del poder real del pueblo. El riesgo de que opciones fascistas aniden en sobre el terreno abonado del fracaso de ilusiones electorales como las citadas es real y no podemos ignorarlo. El objetivo de la construcción del poder de la clase obrera y del pueblo trabajador no es una hermosa frase, ni una consigna huera. Hay que prepararlo y fortalecerlo – lucha a lucha – en el seno de las mismas estructuras que están surgiendo, para estar en condiciones de enfrentar el verdadero combate por el poder político real que, inevitablemente, no será electoral. 8 de agosto de 2014

domingo, 20 de julio de 2014

Comunicado de PODEMOS BARRIOS, esto también es Ofra.

Comunicado de PODEMOS BARRIOS

En la línea de denuncias sobre la situación de abandono y precariedad de nuestros barrios, EL sábado día 19 de julio nos tocó patearnos Ofra y hablar con algunos vecin@s. Entre los temas que hemos abordados son: aparcamientos, parques, polideportivos, falta de limpieza, piscina, jardines, biblioteca, etc…

En primer lugar queremos denunciar que en un espacio de la C/ Dacil Vilar, donde los niños de las 148 viviendas de la Avenida Los Príncipes jugaban al fútbol, este fue derruido para crear zona de aparcamientos, dándole el ayuntamiento prioridad a los coches antes que a los niños del barrio, los que necesitan espacio para correr y jugar cerca de sus casas y no  arriesgarse a ser atropellados por algún coche al cruzar la calle.

La mayoría de los vecin@s nos quejamos ¿cómo es posible que existiendo varias zonas de aparcamientos en Ofra, incluso vallados, el Ayuntamiento no los explote, organizando los aparcamientos y contratando como guardianes a las personas del barrio en situación de paro y precariedad laboral?

Otra de las preguntas que nos hacemos es ¿cómo que en un barrio donde más de la mitad de las personas se encuentran desempleada o tienen ingresos por debajo del salario mínimo a los pibes se les cobra por jugar en las canchas de Ofra?

Nos gustaría a los vecin@s que el Ayuntamiento nos explique, ¿cuál es el motivo para que con estos calores de verano se encuentre cerrada la piscina de la Avenida los Príncipes? y ¿por qué la biblioteca desde hace varios meses no mantiene todos los servicios  en horario tardes, cerrando la mayoría de ellos?

También nos preguntamos, ¿cuál es el motivo de no existencia del policía de barrio que se dedique a poner sanciones a aquellos vecinos que se despreocupa de recoger la caca de sus mascota y no cumplen con el derecho cívico del ciudadano?

Las cuadrillas de limpieza del barrio se ven como ausentes. Los jardines a veces pasan semanas sin ser regados, lo que implica, que nuestras flores y plantas se secan y deterioran. No sería más correcto que el Ayuntamiento  se preocupara por sus conciudadanos  y le facilitara trabajo remunerado en el mantenimiento del barrio?

En Podemos Barrios, lucharemos y defenderemos los intereses de nuestros vecin@s,  denunciando las irregularidades, si es preciso, con concentraciones y demostraciones  para que se nos vea y nos tengan en cuenta. Obligaremos a la casta a tomar conciencia del abandono en que se encuentran nuestros barrios.

En esta lucha animamos a todos los vecin@s, organizaciones, etc... Que participen y apoyen las luchas por la dignidad en los barrios.


 





Esto también es Ofra: barrios abandonado, campito de futbol sustituido por aparcamientos, terraplenes de aparcamientos, piscina cerrada, zona de recreo infantil en ruinas, solares basureros, la mayoría de los servicios de la biblioteca por la tarde sin funcionamiento y un largo etc.

lunes, 30 de junio de 2014

NO A LA VENTA DE CANARIAS

NO A LA VENTA DE CANARIAS

José Luis Valdés

Durante años se ha especulado sobre la posibilidad de existencia de petróleo en las aguas cercanas a Canarias, algunos políticos españoles y canarios provenientes de los partidos sucursalistas, han planteado la posibilidad de adueñarse de parte de los beneficios que pudieran extraer las  multinacionales petroleras. Algunos ingenuos canari@s piensan que podría aprovecharse la  posibilidad de la existencia del llamado oro negro como medio para sacar a las islas de la dependencia política y económica en que hemos estado a lo largo de los siglos, desde la propia colonización hasta la fecha, sin darse cuenta que Canarias no es una nación que disponga de soberanía propia. Por ser Canarias, una colonia española, España desde el punto de vista de la legalidad internacional, solo disponen 12 millas marinas de las costas insulares de cada isla.
Mientras el mundo en la actualidad busca la posibilidad de cambio de la dependencia de los combustibles fósiles por las energías renovables, los gilufos canarios a las órdenes del PP, sin siquiera respetar la voluntad popular, ni a las propias instituciones autonómicas, en un alarde de cacicada,  comparable a los años oscuros del franquismo, dan licencias a Repsol para llevar a cabo las prospecciones y en caso de ser petróleo de calidad, extraerlo, llevándose los beneficios España y la multinacional española, no quedando en Canarias ni las migajas, mientras los habitantes de las islas y zonas costeras africanas, seriamos los que sufriríamos las consecuencias que podrían derivar en caso de un derrame en las aguas y posterior contaminación de las costas. El impacto ambiental seria catastrófico, no solo para la pesca y la fauna marina, sino también para la industria turística por la contaminación de las playas, principal fuente de ingresos real y efectiva de la economía producida del Archipiélago Canario.
El Gobierno Español está anteponiendo los intereses económicos de la multinacional Repsol, a los intereses de la población isleña y el medio ambiente, por lo que el pueblo canario tenemos que luchar y no tolerar de ningún modo las decisiones antidemocráticas del Gobierno colonialista español, ni de su Tribunal Supremo, declarándonos claramente en rebeldía.
España no tiene derechos ni argumentos para saquear las costas Canarias y aguas africanas, poniendo en riesgo el futuro y el bienestar de l@s canari@s.
Canarias disponen de suficiente energías limpias para su abastecimiento, por lo que es de obligada necesidad apostar por las renovables.
El pueblo canario en los últimos días ha salido a la calle en manifestaciones con la participación de una gran parte de la población, dejando claro el NO al petróleo, Si a las renovables.

La decisión del Gobierno Español, es un acto más de colonialismo entregando Canarias a los intereses económicos de la multinacional Repsol, solo comparable a la venta del llamado “Sahara Español” a Marruecos, para a través de ciertos oligarcas españoles controlar los yacimientos de fosfatos y saquear los recursos saharauis.    

¡¡¡ Canarias dice No al petróleo, Si a las renovables!!!   

Por una Canarias Libre y Socialista


INDEPENDENCIA Y SOCIALISMO